Main menu

Acceso vascular

La sustitución de la función renal mediante hemodiálisis requiere forzosamente de un acceso al torrente circulatorio que permita los flujos de sangre necesarios para realizar el procedimiento (> 200 ml/min). Este se puede obtener de distintas maneras, cada una con ventajas y desventajas que se mencionan a continuación.

• Catéter agudo.

- Se instala generalmente en la cara lateral del cuello. Para su colocación, se punciona la vena yugular interna y a través de ella se avanza una guía de metal. Sobre la guía se dilata el trayecto y se avanza el catéter hasta la entrada de la aurícula derecha.
- Su principal ventaja es la rapidez, ya que el tiempo de colocación es muy reducido y permite el inicio de una sesión de hemodiálisis de inmediato.
- Su principal desventaja es el riesgo de infección, este es dependiente de la duración. Igualmente requiere de cuidados higiénicos minuciosos para evitarla.

•Catéter crónico o semi-permanente.

- El proceso de instalación es muy similar al de un catéter agudo, se distingue del primero por contar con un túnel subcutáneo y por un cojinete a un cm de la salida de la piel. Estas características reducen dramáticamente el riesgo de infección y prolongan la vida útil del catéter.
- Sus ventajas incluyen menor riesgo de infección, mayor duración y mejores flujos en hemodiálisis lo que resulta en sesiones más eficientes.
- Sus desventajas incluyen cuidados del sitio de salida, mayor riesgo de infección que un acceso permanente.

•Fístula arterio-venosa.

- El acceso permanente por excelencia. Se construye por un cirujano, la mayoría de las veces en un antebrazo. Requiere la unión de una vena con una arteria, lo que aumenta considerablemente el flujo en la vena. Después de unas semanas, la pared de la vena cambia su conformación, engrosando su pared, lo que permite punciones repetidas.
- Sus ventajas incluyen el menor riesgo de infección, no tener ningún aditamento las 24 hs en el cuerpo, la mayor eficiencia dialítica.
- Sus desventajas principales son el tiempo requerido para “maduración” y el riesgo de hematomas.