Main menu

Insuficiencia renal

Los riñones son los responsables de eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, regular la presión arterial, eliminar el exceso de agua del organismo y producir hormonas entre otras. El funcionamiento renal se cuantifica midiendo la eliminación de ciertas sustancias de la sangre hacia la orina (Habitualmente creatinina). Esta determinación se conoce como tasa de filtración glomerular (TFG) y el resultado se expresa en mililitros por minuto (ml/min). La TFG normal es de aproximadamente 90 a 120 ml/min. Cuando la TFG se encuentra por debajo de estos valores se establece el diagnóstico de insuficiencia renal. La insuficiencia renal en las etapas tempranas puede detenerse y evitar la llegada a diálisis. Cuando la TFG es menor a 15 ml/min, los pacientes deben ser sometidos a terapia sustitutiva con hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal.


Las enfermedades que con mayor frecuencia causan insuficiencia renal son: Diabetes mellitus, hipertensión arterial, glomerulonefritis, obstrucción de las vías urinarias, uso crónico de anti-inflamatorios y riñones poliquístico. Existen otras causas menos frecuentes de insuficiencia renal como el uso de hierbas chinas, reacciones alérgicas a diversos fármacos y enfermedades inmunológicas entre otras. En etapas tempranas, la insuficiencia renal no suele dar síntomas y es por ello que un gran número de pacientes acuden con un nefrólogo cuando la enfermedad se encuentra en su fase terminal (TFG menor de 15 ml/min). Debido a esto, se recomienda que todas las personas se realicen un chequeo anual que incluya determinaciones de creatinina sérica y análisis de orina aún cuando no presenten ningún síntoma.