Main menu

Osteoporosis

Se conoce así a la disminución de la densidad de los huesos como consecuencia de una disminución en la formación de hueso nuevo o un aumento en la destrucción de hueso ya formado. Las principales causas de esto son una ingesta inadecuada de calcio y vitamina D, disminución en la producción de hormonas (menopausia) y sedentarismo. También puede ser consecuencia de otras enfermedades primarias o del uso de medicamentos como esteroides.

La principal consecuencia de una reducción en la densidad ósea es un aumento en el riesgo de fracturas, principalmente en las vértebras y la cadera, ambas con gran repercusión en la calidad de vida de quien las padece.

El diagnóstico preciso se hace mediante un estudio llamado densitometría que mide la cantidad de calcio en distintas áreas del cuerpo. Idealmente se deben medir la columna lumbar y la cadera.

El tratamiento consiste en un aporte apropiado de calcio y vitamina D, ejercicio y en algunos casos medicamentos que ayudan a incrementar la fijación de calcio en el hueso.