Main menu

¿Por qué es tan importante la intervención dietética durante la enfermedad renal?

El manejo dietético del paciente con enfermedad renal tiene principal énfasis en el consumo de proteínas. La ingestión de proteínas generalmente está restringida en pacientes con insuficiencia renal debido a que conforme las proteínas se fragmentan, se forma la urea, la cual aumenta en la sangre a consecuencia de que los riñones son incapaces de eliminarla adecuadamente.
Los requerimientos de proteína cambian de acuerdo al tipo de tratamiento que el paciente tenga para su enfermedad renal (ya sea solo medicamentos, diálisis peritoneal, hemodiálisis o transplante). En pacientes con insuficiencia renal crónica se sugiere un aporte de proteínas reducido con un adecuado aporte de calorías (grasas y azúcares principalmente). Debemos hacer énfasis en que el consumo de dichas proteínas debe corresponder a proteínas de alto valor biológico (por ejemplo huevo, res, pollo, pescado, leche, quesos, etc.). Las proteínas de alto valor biológico le proporcionaran los aminoácidos esenciales que se utilizan para construir, reparar y mantener sus tejidos corporales.
Esta condición es única en el campo de la nutriología y requiere de un equipo especializado para realizar este tipo de modificaciones dietéticas. Su nutriólogo le ayudará a adaptar su alimentación para cubrir estos requerimientos.

En la etapa de la sustitución renal (hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante), las modificaciones proteínicas son variables. Suele ser más liberal el consumo de proteínas debido a la pérdida de éstas por la terapia de reemplazo. El consumo de proteínas se incrementa a casi el doble de la etapa previa y se conserva el mismo aporte energético.

No olvide que en el nutriólogo renal tiene un apoyo sumamente importante que le ayudará a sentirse mejor y a llevar una mejor calidad de vida evitando así la desnutrición o la acumulación de compuestos que su organismo no puede eliminar y que le pueden afectar importantemente a su salud.